Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Cae nieve

Es ligera, blanca, pura. Insabora. Fría y encantadora. A base de su ligereza reiterada se acumula pesadamente sobre los autos, los árboles y la gente. Como hace un año, la primavera trajo consigo la nevada consoladora que el invierno fue incapaz de regalarnos.

La una de la mañana. Casi las dos de la mañana. Yo estoy asomado a la ventana, mirando con fascinación cómo los copos traicionan al viento mostrando sus caprichosas evoluciones. La luz macilenta de las farolas se torna mágica al desvelar los despropósitos de un fenómeno que hubiera pasado inadvertido de no ser por la casualidad de mi vigilia.

Nieva, sí: y yo miro la nevada desde casa, caliente, seguro. Al abrigo de una ventana doble, sé que en cuanto lo desee podré bajar nuevamente la persiana, e introducirme en mi cálido lecho. Es la más falsa de las nevadas, tardía y breve, y aún hermosa. Y yo soy el más falso de sus espectadores. Pero aún así la disfruto. Somos tal para cual.

Archivado en: Psychology, , , , , ,

Equinoxio de primavera

Las fuerzas de la noche encuentran hoy, finalmente, un rival. Despúes de seis largos meses, el día dura tanto como la noche.

Que la noche, al acortarse, se lleve consigo algunos demonios. Que el nuevo sol, de nuevo, me alumbre por dentro. Que la primavera que comienza lo haga con todas sus fuerzas, asesinando a este mediocre invierno.

Archivado en: Poetry, , , , , ,

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.