Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Extremos (jabonosos)

Jugando con pompas de jabón, Brunito nos ha deleitado con dos ocurrencias de las que –me parece– sólo él es capaz.

Primero, tras haber hecho pompas grandes, y también pequeñas, hace una normal. Y comenta, con gran asombro:

– ¡Qué pompa más mediana!

Un rato después, aburrido de hacer pompas, tiene un accidente y se echa agua jabonosa en el ojo. Acude conmigo, y entre los terribles sufrimientos asociados con el enjuage, me comenta:

– ¡No puedo ver, estoy ciego! Recuerdo cómo era cuando podía ver…

Anuncios

Archivado en: Family, Humour, , , , , , , , ,

Segundo sueño

En el segundo sueño yo me meto a bañar, en un baño prestado, en un restaurante que encontramos en el camino.

Extrañamente, en lugar de una pastilla de jabón decido utilizar un trozo de mierda. Sí, un pedazo de mierda. Lo recuerdo de aspecto liso, bastante resistente pues no se deshacía con el tallado. Recuerdo que recordaba que alguien me había dicho que era benéfico para la piel, que se limpiaba a fondo, y que no dejaba aroma desagradable. ¡Y así me parecía! Cuando salí de bañarme me sorprendió no oler a mierda, aunque ciertamente no olía a jabón, como siempre.

Pasado un rato, entre las peripecias del sueño, notaba yo que mi olor se iba haciendo peor, y peor. Que olía a mierda. Que la gente se me alejaba con repugnancia. Recordaba la mierda con que me había tallado y yo mismo sentía repugnancia.

El impulso más importante que recuerdo en el sueño era bañarme como debe de ser: con agua limpia y jaboncito abundante. ¡Oh, cómo disfruté mi baño de hoy, al despertar!

Archivado en: Psychology, , , , , , , ,

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.