Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Equinoxio de primavera

Las fuerzas de la noche encuentran hoy, finalmente, un rival. Despúes de seis largos meses, el día dura tanto como la noche.

Que la noche, al acortarse, se lleve consigo algunos demonios. Que el nuevo sol, de nuevo, me alumbre por dentro. Que la primavera que comienza lo haga con todas sus fuerzas, asesinando a este mediocre invierno.

Archivado en: Poetry, , , , , ,

Cinco palabras

¿Qué soy yo? ¿Quién soy? ¿Quién es mi dueño?

Tengo cinco palabras qué decir, y quinientos demonios que las contienen; quinientas bestias ágiles que las mantienen sumergidas en la profundidad oscura y fría de la que quisieran emerger.

Cinco palabras que se arraigan en la esperanza, sin darse cuenta de que son hijas de una madre muerta. Así han de morir: ahogadas e inútiles; de infinita potencia pero escasa realidad. Y una vez muertas yo he de deshacerme de sus cadáveres, seguramente devorándolos.

Esta vida maravillosa es un parto muy doloroso y prolongado.

Archivado en: Poetry, , , , , , ,

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.