Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Te adoro…

En el baño, mientras me dispongo a bañarme, Sofía me dice:

– Papi: eres el mejor papá del mundo. Te adoro.

– Gracias, mi chiquita. Yo también te adoro, no sabes…

– No quiero que te mueras. Bueno: si te tienes que morir, quiero que vivas muchos años.

– Er… vale. Gracias.

Archivado en: Family, Humour, , , , , ,

R.I.P.

Que en paz descanse, el que ha muerto. El que acaba de morir, quiero decir, para el homenaje tenga algún sentido. Ojalá que yo supiera quién fue, cómo se llamó, en dónde vivió, en dónde murió. Así podría, al menos, fingir: «fue un buen hombre, ¡lo quisimos mucho!».

Consumatum est, fulanito. Requiescat in pace, per omnia secula seculorum.

Archivado en: Humour, Poetry, , , ,

Daños colaterales

Acabo de leer una noticia que, sin ser especialmente llamativa (dado el vergonzoso grado de costumbre que he desarrollado), es tristemente representativa de la lamentable conducta de los Estados Unidos.

Un «convoy» de invasores por un camino. Una mujer al frente, *aparentemente* haciendo señales. Los invasores se ponen nerviosos, y disparan «un tiro de advertencia», a un montículo cercano. ¡Uy, qué pena: detrás del montículo había una niña de diez años! Bueno, no pasa nada. Un civil más, un civil menos. Así es la guerra, ¿no?

Y ya se sabe, el portavoz de los invasores, Dan Meyers, dice: «Coalition forces take the loss of any innocent civilian life seriously and the incident will be thoroughly investigated». Eso sí que es tranquilizador.

Archivado en: Politics, , , , , , , , , , , , , ,

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.