Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Mi calavera

El otrora fiable espejo hoy me ha traicionado. O no: me ha mostrado lo que debería haber visto por mí mismo desde hace mucho tiempo. Hoy no me devolvió mi propia imagen, sino una calavera. Busqué mis ojos, y nada. Busqué mis cejas, mis párpados, mi boca. Mi carne. Nada. Dos cavidades enormes, oscuras y temibles. Dos salientes pómulos. Y una inmensa, sardónica sonrisa, en virtud de mi ausencia de labios.

Lo único que me anclaba a la vida era mi gran nariz, pues una calavera no puede tener nariz. Y la mía, además de grande, es acendrada. Horrorosa, con un lunar en un costado y algunos pelillos asomando, además de algunos pequeños barros; pero viva.

Le pregunté a mi calavera si llevaba mucho tiempo esperando. Por respuesta se limitó a seguir riendo. Así que le pregunté si se trataba de una señal, de un anuncio de mi próxima muerte. ¿Qué me contestó? Nada: una sonrisa penetrante. Le pregunté a mi calavera de qué se estaba riendo. Pregunta estúpida, por supuesto, y mi calavera se rió de mí.

Empecé entonces a sospechar que mi calavera no reía. Que su condena era ser: simplemente. Simplemente ser. Sin gestos, sin llantos ni espantos. Sin ojos, oídos o nariz. Mi calavera tenía la dura misión de infundir miedo en los vivos a la muerte, quizá; a la nada, al duro vacío, con su sola blanca, penetrante inusitada presencia. La sardónica y maldita sonrisa que no está ahí, sino en nuestros más oscuros todavía corazones, no la ostenta mi calavera como un arma ni como un escudo, sino como una tristísima resignación. Empecé, en efecto, a sospechar que mi calavera merecía misericordia. Sentí vergüenza de portarla en mi interior, y de juzgarla a la vez tan duramente.

Mi pobre, estúpida calavera.

Archivado en: Poetry, Psychology, , , , , ,

Elegance in user interfaces

I just read an interesting article on elegance outside the “high-design world”.

The closing conclusion of the article: Elegant doesn’t have to simple.

A quite insightful conclusion, I believe.

The reason why I enjoy using a significatively large number of Mac applications is that the complexity is hidden upfront; engulfed, up to the point I –as a user– need:

Should I perform a simple (or common) operation, I’m not subjected to a cumbersome, cluttered interface. Should I need something else, a couple of clicks in the –intuitive– right places give me access to a more sofisticated interface. And so on.

If I ever become a power user of such a program, the interface (and functions) available to me are as complex, or more, than the corresponding ones in any other platform.

The point at hand is that the progressive disclosure design principle is, at least when speaking of user interfaces, an important ingredient of elegance. But is, as usual, a double-edged sword. And a technique particularly hard to master.

This post was originally a comment to the aforementioned one, but I got a PHP error… Certainly not an elegant response. 🙂

Archivado en: Culture, Psychology, Software

Imaginación nula

Durante la cena Brunito, respondiendo a alguna oferta de comida, nos dice:
– ¡Ustedes no tienen nada de imaginación!
– ¿Qué dices? ¿Por qué dices eso?
– Así es: no tienen imaginación: siempre están pensando en sus hijos, y en sus hijos. Siempre, sus hijos.
– Eh…

Archivado en: Family, Humour, Psychology, , ,

Chistes subacuáticos

Sofía (de 7 años) me pregunta de pronto:

Papá, ¿te cuento el chiste que le contó el pepino de mar al erizo? Le contó:

Erizo: ¿sabes qué chiste le contó el pepino al erizo? Le contó:

Erizo: ¿sabes qué chiste le contó el pepino al erizo? Le contó:

No me ha dejado remedio, mi pequeña. Tuve que contarle de la recursividad.

Archivado en: Family, Humour, Psychology

Infantiles

¿Qué le dijo Bruno André (de cuatro años) a Sofía (de seis) cuando descubrió que no le gustaba algo de lo que dijo ésta?

– ¡Qué infantil eres, Sofía!

Archivado en: Family, Humour, Psychology, , , , , ,

Ingenious scam

I’ve just received this in my inbox:

Scam

Strangely enough, the link at the bottom right (“Escucha el Audio Original”, or “Listen to the Original Audio”), points to an EXE file, not to a MP3…

I’m going to download the EXE file and execute it, in order to find out what this terrible scandal is about. I hope the audio is somehow hidden inside the executable. If you are interested in the file, let me know and I’ll send a copy to you.

Archivado en: Humour, Internet, Psychology, , , , , , ,

Maestro Souarez

Hoy, al volver a mi coche después de trabajar, encontré un volante en el parabrisas. Lo transcribo:



MAESTRO SOUAREZ
AUTÉNTICO VIDENTE AFRICANO


GRAN ILUSTRE VIDENTE AFRICANO CON RAPIDEZ, EFICACIA Y GARANTÍA NO HAY PROBLEMA SIN SOLUCIÓN


La revelación del pasado, presente y futuro, puedo crear más amor donde no existe.
Hombre – Mujer – Infertilidad – Impotencia. RESULTADOS EN 7 DÍAS. Gran Medium Espiritual Mágico, resuelve todo tipo de problemas y dificultades por difíciles que sean (sic). Enfermedades crónicas, judiciales, matrimoniales, conocedor de los secretos, protección, quitar hechizos, depresion, mal de ojo, limpieza, suerte, romper ligaduras, impotencia Sexual y lo más eficaz para recuperar la pareja y atraer personas queridas, encontrar pareja, amarres y cualquier problema matimonial (sic), trabajo y negocio.
Él tiene los espíritus mágicos más rápidos que existen y cualquier otra dificultad que tengas en el amor lo soluciona inmediatamente con resultados 100% garantizados.


EL (sic) TIENE EL ESPÍRITU MÁGICO PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA URGENTE


RECIBO TODOS LOS DÍAS DE 9 H. A 22 H.
CUALQUIER PROBLEMA QUE TENGAS, YO TE LO SOLUCIONO. ¡LLÁMAME!
EN LEÓN AVDA. XXXXX Nº X
TLF: XXX XXX XXX
CONSULTA A DOMICILIO POSIBLE



Archivado en: Culture, Humour, People, Psychology, Sociology, , , , ,

Alter ego

Ahora de verdad me he descubierto en conflicto conmigo mismo. Esta vez los extremos se han juntado… sin reconocerse. Lo que he desarrollado es un verdadero «alter ego», y no otra cosa.

Trataré de ser como el Buda, y fracasaré, por supuesto. Por lo de «ego».

Buscaré el camino de Sócrates, y también en eso fracasaré. Por lo de «alter».

Acabaré siendo una princesa sin castillo, o un «clochard» impoluto. Seré una celebridad anónima.

Archivado en: Poetry, Psychology, , , , , , , , , , , , ,

Predictibilidad

Es la predictibilidad de los eventos una bendición. ¿Qué clase de civilización podría construirse sin un nivel satisfactorio de predictibilidad?

Pero es la predictibilidad también una maldición. Es la fuga por la cual se cuela, se escapa, se pierde el sentido del sentido. Es la cura a la adicción a la mágica inverosimilitud de los hechos, mismos que sólo lo serían en ausencia de un mejor marco de referencia, pero que son ahora duros y fríos.

No creer, saber cómo terminará esta sesión, o este día, o esta relación. Recordar cómo serán las cosas inmediatas, y las que sigan, y recordar también cómo serán, el día en que yo muera. Eso se llama predictibilidad.

Archivado en: People, Psychology, , , ,

Un día especial

Tradicionalmente hoy, 23 de junio, es un día especial en este lugar en el que vivo. Es la festividad de San Juan.

Antiguamente, en esta fecha (o muy cercanamente) se celebraba el solsticio de Verano. No hace falta, por supuesto, que yo elabore sobre la importancia que puede tener un día como tal en las costumbres, tradiciones y creencias de un pueblo.

No es exactamente el día más largo del año (el solsticio ocurrió justo ayer), ¡pero es quizá el más mierda! Y digo «quizá» porque Satanás siempre se reserva el derecho de sorprendernos, y lo ejerce de vez en cuando.

Todavía, sin embargo, pueden verse aquí y alla rastros del antiguo carácter pagano de estas celebraciones.

A mitad del recorrido que va de la plaza de toros al Hostal de San Marcos, por ejemplo, se halla la «Glorieta de Guzmán el Bueno». En ella toma lugar una representación que simplemente no puede ser cristiana: la «quema de San Juan».

Lo especial del caso, me parece, es la transparencia con que es aceptada en la mente de los lugareños la convivencia de los ritos católicos con los de otras, diversas, procedencias.

Un ejemplo clarísimo de una síntesis semejante (conceptualmente), si bien más claramente sincrética, es la práctica del vudú: elementos cristianos amalgamados con una cosmogonía importada de África, sin proclama de conflicto en las mentes de los creyentes.

Sorprendente, sin duda. O quizá lo sorprendente sería, para ser más rico en los juicios, que fuera de otra manera. ¿Qué experiencia mística, o al menos tradicional, no es la fusión de culturas que sólo en apariencia son incompatibles? ¿Qué tiene que ocurrir para que dos sistemas de creencias sean realmente incompatibles?

Ignoro la respuesta, aunque a manera de experimentación sociológica alguna aproximación a dicha pregunta me gustaría ver.

Sobre el tema, quizá los más avezados podrán señalar pueblos, poblaciones o influencias que, por razones históricas, no se han visto envueltos en mezcolanzas de esta índole. Pienso básicamente en grupos humanos reducidos y aislados del entorno comunicativo (antropológicamente hablando) característico de Occidente: tribus en el corazón africano, o en el desierto Subsahariano. Quizá la tundra septentrional de Mongolia.

Durante mucho tiempo creí en la universalidad de los criterios de juicio de la sociedad que me contenía, he de confesarlo. Mirar los documentales sobre lugares realmente lejanos, en más de un sentido, se me antojaba francamente irreal.

Entonces llegó el momento de conocer un poco más allá de la punta de mi nariz y, aunque sigo siendo un ratón encerrado, esta vez en el hemisferio norte y en el hemisferio occidental, al menos me ha bastado para perder toda la confianza que tenía en mis propios juicios de valor cultural.

A qué me ha llevado la observación de estos rasgos culturales hispánicos es, francamente, motivo de regocijo. Me gusta este pueblo. Me gusta esta gente. No por completo, pero en general el balance sale positivo. Y me gusta reconocer tantos elementos de mi propia cultura, la que hube de mamar, en gente (anciana, hay que decirlo), a tantos y tantos y tantos kilómetros de distancia.

Donde hay gente, hay cultura, comunicación, tradición, conocimiento, sabiduría. Es clave, fundamental, importantísimo, mantener esa mentalidad. A veces lo olvido, de lo integrado que ya me siento a este pueblo español. Días como hoy me lo recuerdan.

Archivado en: Culture, History, People, Psychology, Sociology, , , , , , , , , ,

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.