Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

¡Música «diabónica»!

Estoy trabajando en mi portátil, escuchando a Beethoven: Sinfonía #7 en la mayor, opus 92. 1er movimiento: poco sostenuto – vivace.

Se acerca Brunito por detrás, muy calladito, y se queda paradito junto a mí unos segundos. De pronto, afirma categórico:

¡Esa música es muy «diabónica»!

Se aleja, y un poco después lo escucho decir (comentando para sí mismo):

Esta casa sí que es maravillosa…

Me encanta ese niño.

Anuncios

Archivado en: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: