Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Las hermosas preguntas

Caminábamos Tino, mis hijos y yo por el campo, desde Villaturiel y con dirección al río (Porma). Atardecía, y la combinación de las nubes abigarradas y los anaranjados colores hacían del cielo un espectáculo fascinante. Así que me dirigí a Brunito:

– Mira el cielo, Brunito. ¿Has visto esas nubes rojizas?

– ¿Y por qué están rojizas?

– Porque está atardeciendo.

– ¿Y por qué está atardeciendo?

– Eso ya lo sabes, Bruno: la tierra gira, y conforme lo hace el sol incide con un ángulo distinto y…

– ¿Y por qué se ven rojas?

– Y bueno: hace que se vean hermosas.

– ¿Y por qué se ven hermosas?

– Pues porque nos gustan. Que se vean hermosas significa que nos gustan.

– ¿Y por qué nos gustan?

Llegados a este punto ya no pude contestarle. Asimilé su pregunta como mía: ¿por qué nos gusta el cielo del atardecer? ¿Por qué nos gustan los atardeceres? ¿Por qué los amaneceres?

– No lo sé, Bruno. Realmente no lo sé.

Qué hermosas preguntas hacen los niños. Son potentes, al carecer del recato debido a las formas y los prejuicios. Mejores retos que contestar a los niños a satisfacción, pocos conozco.

Anuncios

Archivado en: Family, Psychology, , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: