Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Graffiti «hispano»

El lugar: la puerta de un excusado, en las nuevas oficinas del ITL, en León, España.

El momento: diez de abril de 2008. Se trata de un edificio recién construido, con apenas una semana de haber sido estrenado.

La situación: entro al baño, cierro la puerta, me siento «a meditar». Y cuando miro al frente, encuentro que la puerta ya fue «estrenada» con una leyenda. Pero eso no es lo extraño del caso. No era una leyenda de índole sexual, que es lo que las habitualmente burdas mentes de los que escriben ahí alcanzan a engendrar. No: la leyenda dice: «Marcos. Comandante». Así, simplemente. Sin calificativos, sin más valor añadido, ni retirado. Sin firma. Sin respuestas.

Cabe mencionar que al día de hoy soy el único mexicano en las mencionadas instalaciones. Cabe mencionar, también, que entre toda la gente que hoy puebla dichas instalaciones, ninguno hasta donde mi saber llega se llama Marcos.

¿Qué está pasando?

Anuncios

Archivado en: History, Politics, Sociology, , , , , , , , ,

One Response

  1. Guillermo Espinosa dice:

    Lo primero que se me ocurre es que al subcomandante Marcos lo ascendieron a comandante. Quizá quedó vacante la comandancia. Quizá creció el tamaño de la comandancia y ahora es colegiada. Quizá en la comandancia de policía de León hay un comandante Marcos. No sé.

    Abarzos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: