Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Primer sueño

En el primer sueño la Moria se aproximaba lentamente a mí riendo, ruidosa y desinhibida, devoradora, y con mis iniciales grabadas en la frente. Yo me encontraba sujeto a una silla, aparentemente atado, y desnudo. El miedo inicial fue dando paso a la hilaridad, evidentemente fruto de su pestilencia; la locura iba devorando mi mente antes aún de tocarme. Y la Moria era yo, y yo la locura misma.

Perdí el control de mí mismo, y me desmayé. Al despertar me encontraba en el mar, de nuevo desnudo, de nuevo indefenso. Era de noche y el agua era muy, muy fría. Tuve miedo de morir; tanto, que olvidé la terrible experiencia por la que acababa de pasar, para concentrarme en la difícil misión de morir ahogado. Debía flotar, debía sobrevivir, antes aún de darme cuenta de que todo era un sueño, una pesadilla.

Al comenzar a flaquear, al decidirme a claudicar, al entregarme por cansancio a la muerte, apareciste tú. La paz, el sentido más fundamental. El abrazo sereno, tu hermoso rostro. Calidez y luz. Y luego, calidez y oscuridad. Y luego desperté.

Anuncios

Archivado en: Poetry, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: