Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Mi recompensa

Hora de dormir (a los niños). Tras apagar la luz y salir, Bruno me grita repetidamente: «papi, ¡ven!; papi, ¡ven!». Finalmente, decido entrar.

Yo: ¿Qué pasó, Bruno?

Brunito: Gracias por venir. Quédate contigo (sic).

Yo: Bueno, pero sólo unos momentos (y me acuesto con él en su camita).

Brunito (abrazándome por el cuello): ¡Eres el mejor!

Anuncios

Archivado en: Family, Psychology, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: