Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

Jugando a la familia

Las fronteras entre los contextos semánticos, con el paso del tiempo, se vuelven porosas, o desaparecen. Los elementos de realidad y de ficción se entremezclan y permiten que lo extraño se vuelva familiar, lo lejano se aproxime y lo ajeno se inserte en nuestra vida.

Venimos regresando de un grato paseo en coche. Nos metimos en un pueblecito llamado Reliegos, camino al cual hallamos algunos lugares muy interesantes: tanto así que Mabel decidió tomar algunas fotos. De regreso, Sofía se pone a jugar a la familia con su hermanito y su mamá.

Sofía: ¿vale que yo era «la mamá», y mi papá era «el papá»?

Yo no estoy presente, en la misma habitación, así que el planteamiento de Sofía me golpea en la cara con violencia en virtud de la atención que puedo poner.

Conque Sofía pregunta si su papá puede ser «el papá». Para ella, el papá es el papá: un rol que no le corresponde en ningún mundo. Le parece natural, por lo visto, asimilar «su papá» a «el papá». Y de esta forma tan simple y tan elegante funde dos contextos semánticos (por lo menos) y permite que yo, al escuchar su frase, intente hacer lo mismo. Comienzo a comprender cómo uno se convierte en papá, en esposo, en abuelo, en… así: sin darse uno cuenta de ello.

Anuncios

Archivado en: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: