Bruno Unna

Palabras desnudas, privadas de vergüenza (y de sentido)

¿Por qué no te has ido?

Suponiendo que Sofía y Brunito ya dormían (por fin, quiero decir), comienzo a levantarme.

Brunito: ¡no te vayas!

Yo (susurrando): bueno, bueno.

Vuelvo a intentarlo.

Brunito: ¡no te vayas!

Yo: no, no te preocupes.

Brunito: ¿estás ahí?

Yo: sí.

Brunito: ¿y por qué?

Yo: um… ¡por que tú me lo pediste!

Brunito: ¿por qué no te has ido?

Yo: ¡joder, macho: tú me ordenaste que me quedara!

Finalmente se durmió.

Anuncios

Archivado en: Uncategorized, , ,

One Response

  1. Rafa dice:

    JAJAJAJAJAJA … y como esta debes tener ya un recuento cercano a un montón, no? 🙂

    RMG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: